GRUPO DE FAMILIARES.

La adicción puede hacer que una familia cambie por completo,


 

    El comportamiento del enfermo influye en la convivencia y modifica la dinámica del hogar.

   Convivir con un drogodependiente va modificando la cotidianeidad del hogar y la mayoría de las familias prefieren negar el problema. Y cuando lo aceptan, gran parte opta por mantenerlo en secreto.

   Las drogas todavía son un tabú porque no está bien visto que una familia tenga una persona drogodependiente y temen ser excluidas.

    Los familiares también necesitan ayuda para afrontarlo porque mantenerlo en secreto no es la solución, ya que la adicción continuará.

    En las reuniones de grupo puedes encontrar un lugar seguro, desde el anonimato y con toda confidencialidad, donde compartir tus problemas con otros que te entenderán porque han pasado por situaciones similares a las tuyas. Los detalles pueden ser diferentes, pero los sentimientos son los mismos.

    Aprendemos que podemos ofrecer poca ayuda cuando nosotros mismos estamos desesperados y no sabemos como actuar.

   Escuchar y compartir experiencias nos ayuda a darnos cuenta de que ya no estamos solos, que no somos los únicos que hemos intentado todo para que nuestro familiar con problemas de drogas u otra adicción, deje de consumir y que quizás sea más eficaz hacer cosas diferentes.

 CONTACTA CON NOSOTROS Y TE AYUDAREMOS.